domingo, 17 de febrero de 2013

'El relato de Laura' Cap.9


Si todavía no has leído el capítulo 1 clicka aquí
Si todavía no has leído el capítulo 2 clicka aquí
Si todavía no has leído el capítulo 3 clicka aquí
Si todavía no has leído el capítulo 4 clicka aquí
Si todavía no has leído el capítulo 5 clicka aquí
Si todavía no has leído el capítulo 6 clicka aquí
Si todavía no has leído el capítulo 7 clicka aquí
Si todavía no has leído el capítulo 8 clicka aquí


El papelito estaba doblado y solo había una palabra escrita.
En ese papelito decía ‘Escribe’.

Mi cara fue de interrogante. ¿Qué significaba ese ‘escribe’? Ni idea. Dejé el papelito en mi mesilla de noche y me dispuse a hacer todos esos horribles deberes.

Después de acabarlos me duché y me quedé mirando el papelito. Era algo muy extraño. ¿Habrá sido Noelia? ¿Álex? ¿Quién?
Me quedé muy rallada.
Cuando fue la hora de cenar bajé, pero estuve toda la cena callada.

Pasaron algunos días. Todo seguía igual. Álex y yo muy amigos, el papelito aún seguía en mi mente y Noelia seguía sin hablarme.
Quería poner fin a todas las cosas.Quería terminar con todas las preocupaciones y con todo. Eso es lo que yo quería, otra cosa es que fuera a pasar.

Pensaba que todo lo malo ya había pasado, y que ahora solo me esperaba un bonito paisaje, pero no. Todo acababa de empezar.

Un bonito martes me desperté con las ideas muy claras.
Mientras me peinaba en el espejo pensaba la conversación entre Noelia y yo.
Todo iría bien, ella me entendería, como siempre, y yo a ella.

Salí para casa derechita para el instituto, pero mientras iba para allí me choqué contra una señal y me caí, manchándome toda la ropa.

-¡AAAAAAAAAH!- grité

Miré a mí alrededor. En la calle estaban haciendo obras y me había manchado todo el pantalón y parte de la chaqueta de barro. ¡Qué mala suerte! No sabía que estaban de obras, aunque en ese momento recordé que mi madre ya había dicho que comenzarían obras en nuestra calle…

Me levanté como pude y me limpié también como pude. Continué mi camino con una cara lo más feliz posible.

Antes de entrar a clase decidí ir antes al lavabo para echarme algo de agua en los pantalones.

Allí también estaba Lola. Estaba pintándose los labios.

-Hola- le saludé
-Qué raro que no estés ya en clase- me contestó
-Me he caído y me he llenado de barro…
-¿De qué vas?- me dijo con voz chulita
-¿Eh?- dije asustada
-Laura, no vayas de mosquita muerta que te conozco
-¿Qué te pasa Lola?
-Álex
-¿Qué pasa con Álex?
-Que no es tu novio, no vayas ahí con él como si lo fuera
-Pues tampoco es el tuyo- le dije bien orgullosa
-Lo será
-Pues me alegro por ti
-Cállate estúpida mimada

Y se fue dando un portazo. Pues muy bien. No me importaba absolutamente nada Lola. Y no me gustaba Álex, así que todo para ella.

Salí del lavabo y fui a clase. No se me notaba casi que llevaba los pantalones manchados. Me senté en mi sitio.

-Hoy os cambiaré de mesa- explicó la profesora

Fue nombrando a personas y diciéndoles su nuevo sitio. A mí me pusieron a la derecha de Álex, y yo a mi derecha no tenía nadie, era última fila. Delante estaba Esther y enfrente de Álex, Verónica. Yo me hablo con Esther y Verónica. Son unas chicas muy simpáticas y graciosas, pero no es que seamos unas grandes amigas.
Estaba en un buen sitio. Aunque Noelia estaba en la otra punta al lado de Lola. ¡Qué rabia!

Las siguientes clases fueron geniales. Me las pasé riendo con Álex y tirándonos papelitos mientras los profesores no nos prestaban atención.

Cuando llegó la hora del patio fui a nuestro banco.

Ese banco ha sido uno de los grandes lugares de mi vida. Allí conocí a Noelia, allí nos contamos nuestros secretos, allí hemos pasado los mejores momentos de nuestra vida. Juntas. Se me hacía muy difícil no hablar a la mejor amiga que he tenido, a una chica que siempre me ha ayudado y me ha apoyado.

Estaba sentada esperando que viniera Noelia.
Por allí venia.

Se sentó en su lado del banco y no me miró. Ni un segundo.
Vino Lola con sus aires de superioridad y le dijo:

-Noe, ¿te vienes conmigo y Tania? Deja de estar sentada en ese cutre banco

Yo miraba fijamente a Noelia con cara de tristeza. Estaba perdiendo a Noelia.

-Perdona, ¿Quién te ha dado permiso para llamarme ‘Noe’? Y, ¿Cómo te atreves a decirle ‘cutre’ a este banco? Ha sido lo mejor de mi vida- le contestó Noelia con un tono de seguridad, muy orgullosa de todo.

Miré a Noelia y sonreí. Noelia también me miró y me sonrió.
Me abrazó, y yo a ella. Necesitaba ese abrazo. Necesitaba a Noelia.







17 comentarios:

  1. *.* Perfeeeecto :) Tenia ganas de la reconciliacion :)
    Besos desde:
    http://love-moda-sara.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Que se joda la Lola de los huevos. A aparecido en un capitulo y ya la odio :))))))))))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hahahaaha! ¡Gracias Carla! :3

      Pues Lola va a dar mucho juego eh... xD

      Eliminar
  3. Ohhh que bonito,no hay nada mejor que la reconcileación entre dos buenas amigas

    ResponderEliminar
  4. ¡Me encanta cada vez MAS y MAS y MAS...! Y sale mi nombre! Me encanta como escribes! BESOS! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh♥ ¡Mil gracias! Hahaha sii^^

      Kisses

      Eliminar
  5. Aisshh!! Bieeen! Que miedo me da Lola... :S
    ¿Al final publicas el miércoles, no?
    Espero que sí, porque no puedo aguantaaar!! :(
    Besos Albuki! ;)

    ResponderEliminar
  6. Arg, odio a Lola! jaja
    Me encantó la actitud de Noeliaa, que bueno que se hayan vuelto a amistar! ^^ ♥

    ResponderEliminar

¡Hola! ¡Me encanta que dejéis comentarios en las entradas! Ya sabéis, hablar con respeto. Con vuestros comentarios aprendo a mejorar y me sacan sonrisas. Críticas constructivas ¿eh? ¡Un beso!