miércoles, 6 de febrero de 2013

'El relato de Laura' Cap.6

Si todavía no has leído el capítulo 1 clicka aquí
Si todavía no has leído el capítulo 2 clicka aquí
Si todavía no has leído el capítulo 3 clicka aquí
Si todavía no has leído el capítulo 4 clicka aquí
Si todavía no has leído el capítulo 5 clicka aquí

Estuve dudando un tiempo, pero finalmente decidí quedar con Álex. Y eh, que tengo mis motivos. No dejaré a mi mejor amiga tirada por un chico. Eso jamás. Lo que pasa es que quiero conocer a Álex un poco más. ¡Quién sabe! ¡A lo mejor podemos ser buenos amigos!

-¡Vale! Me parece genial-le contesté
-¿A qué hora te va bien?

Estaba en el sofá y le pregunté a mi madre.

-Mami, ¿puedo quedar hoy con Álex?
-Claro, pero no muy tarde ¿eh?
-No, hemos pensado en ir al Starbucks, ese que hay en el centro.
-Ah, está bien, pues a las ocho en casa, que oscurece pronto
-Vale, pues de seis a ocho, ¿te parece bien?
-Si hija, pero después de comer tienes que ducharte, arreglar tu habitación y ayudar a Toni a hacer los deberes de Mates.

Yo asentí y le respondí a Álex.

-Pues… ¿A las seis te va bien?
-¡Claro! Pues, a las seis en el Starbucks
-Si

Mi madre sirvió la comida. Teníamos macarrones con tomate y una ensalada.
Comimos y yo me fui a la ducha. Entré a las tres a la ducha y salí a las tres y media. De tres y media a cuatro me sequé el pelo y me vestí con el pijama.

Me puse a arreglar mi habitación y se me hizo difícil. Tenía todo desordenado. Me faltaba algo en la habitación, pero no sabía el que. Total, a las cinco había acabado de ordenar mi habitación.

Luego fui a la habitación de mi hermano, le tenía que ayudar con los deberes de mates. Sí, yo soy horrible en mates, pero claro, para mí, lo que él  hacía era facilísimo. A las cinco y media me fui a mi habitación y abrí el armario. Quería ponerme muy, muy guapa.


Me cogí unos shorts negros, me los puse con unas mallas color piel. De camiseta me cogí una marrón, como era de manga corta, me cogí una chaquetita negra. Y de zapatos, mis preciosos botines marrones con cuña.

Rápidamente fui al lavabo y me cepillé el pelo. Lo llevaba suelto.

Me maquillé un poco y volví a mi habitación para coger la chaqueta y mi precioso bolsito marrón de Bimba y Lola.

Me miré el brazo buscando el reloj, pero no lo llevaba puesto. Me acerqué a mi joyero y me puse mi reloj, algunas pulseras y un anillo.

Me despedí de mi madre con un beso. Mi padre estaba con sus amigos jugando a Golf.

 
Iba hacia el centro cuando vi a lo lejos a Noelia. Era ella. ¿Vendría a mi casa? Me estaba metiendo en un buen lio. Pero mientras yo avanzaba hacia el centro, ella iba a otra dirección, hasta que pude ver que llamaba a un timbre y entraba a ese portal; La casa de sus tíos.

Seguí mi camino y llegué al centro. En la puerta del Starbucks estaba Álex. Nos saludamos con dos besos.

-Podrías haber entrado, ¡que hace frio!- le dije

Álex sonrió y me abrió la puerta.

Entramos y nos sentamos en una mesa que estaba muy cerca de la puerta. Desde la ventana se veía toda la calle.
Estuvimos un rato mirando los carteles sin saber que pedir.

-Yo me cogeré un Cappuccino- dije
-Y yo también, me encanta como lo hacen aquí- respondió

Álex se alejó de la mesa y fue a pedir el café. Oí un suave pitido. Mi móvil. Lo saqué de mi bolsito y vi que era un WhatsApp de Noelia. Me puse un poco nerviosa.

-¿Quedamos?- decía el mensaje
-No puedo, si quieres mañana… Lo siento
-¿Qué haces?
-Estoy aquí en casa… Mi madre me ha castigado por sacar un cinco en lengua.- le mentí. Mi madre ni sabía la nota de lengua.
-Jo, lo siento Lala… Pues yo estoy en casa de mis tíos
-Que bien
-Bueno, me voy preciosa
-Vale, besos preciosa
-Adiós
-Ciao

Dejé mi BlackBerry en la mesa y suspiré. No me sentía bien mintiendo a Noelia. Quería quedar con ella. Pero con Álex también… es un chico majísimo.

Álex se acercó con los capuccinos

-Ten- me lo acercó
-Gracias

Empezamos ha hablar de libros. ¡Se había leído todos los de Blue Jeans!

-Y…¿enserio que te gustan?- pregunté
-¡Sí! Me encantan, me gustaría escribir tan como él.
-¡Oh! ¿Quieres ser escritor?
-¡Sí! Me encantaría, la verdad es que tengo algunos relatos escritos
-¡Guao!- me quedé totalmente sorprendida. Álex es único.
-¿Y tú Laura?
-Pues la verdad es que no sé… Me gusta mucho leer…Pero nunca he pensado en escribir...
-¿Y por qué no pruebas?
-No sé…- le di un sorbo a mi cappuccino y se me quedó una barbita blanca muy graciosa.

Álex se echó a reír

-¿Qué?- pregunté yo
-Tienes bigotito blanco- me señaló

Cogí el móvil y lo utilicé como espejo, con un pañuelito que tenía en el bolso me quité la espuma.

-Te quedaba bien- dijo Álex

Entonces me reí yo. ¡Me lo estaba pasando muy bien!

Pero cuando menos lo esperaba, miré hacia la ventana y vi a Noelia que se acercaba. Iba a entrar y como supiera que había dejado de quedar con ella para estar con Álex me mataría.


Estaba en un buen lio.


11 comentarios:

  1. Aisshh!! Y ahora, ¿que pasa?... :S
    NO PUEDO ESPERAR!!
    Besos! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hahaha :) ¡El domingo se sabrá!

      Muchos besos ;)

      Eliminar
    2. Pero, si para eso falta mucho.... :(
      ¿Cuantos capítulos llevas escritos? :D

      Eliminar
    3. :) Ahora llevo...15 capítulos :D

      Eliminar
  2. Oix cada día me gusta más tu historia Aunque Laura es un poco hipster jajaja kss! desde www.dreamandbefree.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Joo me he quedado con la intriga hay... De verdad me ENCANTA como escribes es muy muy no se ¡Me lo he leído y me encanta...! Y es que a mi hay pocas cosas que me hagan no parar de leer, y tu lo heces con cada capitulo. Mucho animo y besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guao Esther!!!!! Mil gracias enserio, tus comentarios me animan muchisimo :')

      Besos!!!

      Eliminar
  4. Cuando vas a colgar el resto?????????????
    Me gusta tanto q me gustaria leermelo del tiro si por mi fuera te publicaban el librooooo



    ResponderEliminar

¡Hola! ¡Me encanta que dejéis comentarios en las entradas! Ya sabéis, hablar con respeto. Con vuestros comentarios aprendo a mejorar y me sacan sonrisas. Críticas constructivas ¿eh? ¡Un beso!